OCEANÍA/AUSTRALIA – Ayudar a los niños desfavorecidos a convertirse en buenos adultos: Jornada Misionera por las Hermanas del Buen Pastor en Tailandia

 21 total views,  1 views today

Sydney – Catholic Mission Australia, nombre con el que se conoce a las Obras Misionales Pontificias de Australia, con motivo del Mes de las Misiones que se celebra anualmente en octubre, ha lanzado un llamamiento para apoyar en particular la labor de las Hermanas del Buen Pastor en Tailandia, que atienden a niños de entornos vulnerables y desfavorecidos, a través del Kindergarten Centre.
“Cada año, el penúltimo domingo de octubre se dedica a la Jornada Mundial de las Misiones, lo que constituye un recordatorio habitual de la importancia de la labor misionera”, afirma el director nacional de Catholic Mission, el padre Brian Lucas, en la nota enviada a la Agencia Fides. “No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído, y nuestro bautismo nos llama a ser discípulos misioneros. A través de la oración y el apoyo material llegamos a las Iglesias misioneras, a las perseguidas, a las frágiles y a las que carecen de los recursos que a menudo damos por sentados”, subraya el P. Lucas. El Kindergarten Center , dirigido por la hermana Chalaad y las Hermanas del Buen Pastor, se abrió para atender a los hijos de las mujeres que trabajan en el Centro de Formación de las Hermanas del Buen Pastor de Fátima, un taller de formación para mujeres de entornos desfavorecidos. Desde entonces, la guardería se ha ampliado para acoger a niños de la zona que, de otro modo, no podrían acceder a la educación infantil.
“La mayoría de los niños que acuden al centro proceden de familias pobres del barrio”, explica la Hna. Chalaad, citando como ejemplo a Samorn y su hija Kusa, de cinco años. Samorn no terminó la escuela primaria y empezó a trabajar a tiempo completo cuando sólo tenía 12 años. Como toda madre, Samorn quiere que Kusa tenga mejores perspectivas de vida que ella: “Quiero que mi hija termine la escuela, quiero que pueda mantenerse en el futuro”.
En el Kindergarten, todos los niños tienen un espacio para acceder a la educación, la atención sanitaria y comidas nutritivas, y se les ayuda a desarrollar una autoestima positiva en un entorno en el que pueden aprender y crecer con seguridad. El jardín de infancia atiende a más de 100 niños. “Si los niños tienen la oportunidad de estudiar e ir a la escuela, será una muy buena oportunidad para ellos. Al trabajar con los niños, puedo ver cómo pueden llegar a ser buenos adultos en el futuro”.
El objetivo principal del Kindergarten es ayudar a los niños en situaciones difíciles a recibir una atención educativa adecuada a su edad, proporcionándoles un espacio seguro para aprender y crecer, y crear una relación de colaboración con las familias.