Profesora brasileña creó crayones para hablar de identidad y cuestiones raciales

 27 total views,  1 views today

Gladis Kaercher es profesora universitaria y doctora en Educación

Gladis Kaercher en conferencia TEDxFronteiras, 2018 | Foto: Reproducción de YouTube

Este texto es parte de un serie especial Women in Science (Mujeres en Ciencia) de Global Voices sobre mujeres con carreras académicas. Ver otras historias aquí y aquí.

A sus 52 años, la investigadora Gladis Kaercher ha dedicado 26 años al oficio de profesora universitaria y coordinadora de UNIAFRO (Programa de Acciones Afirmativas para la Población Negra en as Instituciones Federales y Estatales de Educación Superior), curso de perfeccionamiento de profesores centrado en debates y prácticas de enseñanza de las relaciones étnico-raciales, en una universidad del sur de Brasil, una región conocida por la influencia de inmigración europea.

En un país como Brasil, donde la mayoría de la población se declara negra y donde la desigualdad racial se manifiesta en datos como las crecientes tasas de asesinatos de víctimas negras, en tanto que las víctimas blancas disminuyen. Gladis es una voz que defiende la importancia de debatir la cuestión racial en la formación de las personas desde la infancia.

En 2014, en sociedad con su colega Tanara Furtado, creó material didáctico inédito hasta entonces en Brasil y que planteó la cuestión de la identidad y representatividad desde temprano: un juego de lápices de crayones en diferentes tonos, que posibilitó en los niños la representación de personajes con piel negra en sus dibujos.

Global Voices conversó por videoconferencia con la profesora de la Universidad Federal de Río Grande do Sul (UFRGS) sobre su creación y sobre su trayectoria de investigadora. Presentamos los  principales puntos de la entrevista.

Color de piel

La investigadora contó que su idea de crear crayones surgió de un hecho incómodo, porque hasta entonces en Brasil existía solo un lápiz considerado “color de piel”: era color rosa, y se usaba para }representar la piel blanca. Fuera de Brasil ya existían cajas de lápices con paletas de crayones en diferentes tonos de piel. Pero la intención de Gladis y Tanara que este material estuviera disponible en las aulas de las escuelas públicas brasileñas, pero importarlo sería caro y tomaría mucho tiempo.

Caja crayones ideada por Gladis Kaercher y Tanara Furtado. Foto: divulgación.

En diciembre de 2014, tras debates, reuniones y pruebas, se empezó a vender la caja de crayones Pintkor, con 12 matices de color de piel. Hoy también existe un versión con 24 colores. La profesora dijo:

O que eu acho fantástico nessa invenção, era uma concretude que fazia os professores poderem discutir com as crianças pequenas as questões raciais. Porque pintar o corpo humano em um desenho é uma coisa concreta para uma criança, é palpável, fácil de desencadear a discussão. Para criança pequena, falar de raça, racismo, etnia, isso tudo é uma abstração absurda. Mas falar da cor da pele, da cor que se usa para pintar, é uma concretude. A criança pinta. Ela vai falar por que está pintando daquela cor, e o professor pode, então, entrar com perguntas e estabelecer esse diálogo.

Lo que me parece fantástico de esa invención es que es algo concreto que haría que los profesores pudieran discutir con niños pequeños cuestiones raciales. Porque pintar el cuerpo en un dibujo es algo concreto para un niño, es palpable, fácil de generar un debate. Para un niño pequeño, hablar de raza, racismo, etnia, todo es una abstracción absurda. Pero hablar del color de la piel que se usa para pintar es algo concreto. El niño pinta. Va a decir por qué está pintando con ese color, y se puede entrar con preguntas y establecer un diálogo.

Cuestión racial

Como mujer negra, Gladis se vio asumiendo esta cuestión racial como tema de sus investigaciones cuando empezó como profesora en la Universidad Federal de Río Grande do Sul, donde trabaja hasta ahora. En las aulas, sus alumnos en práctica profesional encontraron problemas relacionados con la cuestión racial y empezaron a pedirle soluciones.

En su tesis de doctorado, investigó sobre un programa de fomento a bibliotecas de escuelas públicas en Brasil y asuntos raciales. La investigadora cuestionó cómo los niños recibían los libros disponibles en estos espacios que contenían personajes negros, qué efecto tenían y cómo los percibían.

A tese, então, se desdobra em pesquisas que eu vou continuando, pensando a representação do negro na literatura e outros marcadores identitários. Ali eu me dou conta da importância desses artefatos [livros infantis contendo personagens negros] para a educação das relações raciais.

Entonces la tesis se divide en investigaciones que yo he continuado, sobre la }representación del negro en la literatura y otros marcadores de identidad. Ahí me di cuenta de la importancia de esos artefactos [libros infantiles que contienen personajes negros] para la educación de las relaciones raciales.

Sobre qué la motivó a ser investigadora, Gladis respondió:

A necessidade. Eu sempre fui uma professora inquieta. O primeiro ponto da minha vida é ser professora. Por ser professora e ter um desejo profundo que meus alunos aprendessem de fato, eu sempre fui uma professora inquieta, incomodada. Sempre saí buscando materiais, alternativas, respostas. E isso fez com que eu precisasse entender determinados processos da minha sala de aula. É assim que eu me torno uma pesquisadora. Sempre pensando na dimensão concreta da minha atuação docente.

La necesidad. Siempre fui una profesora inquieta. El primer punto de mi vida es ser profesora. Por ser profesora y tener un deseo profundo de que mis alumnos aprendieran, siempre fui una profesora inquieta, incómoda. Siempre estuve buscando materiales, alternativas, respuestas. Y hizo que necesitara entender determinados procesos en mi aula. Es así que me volví investigadora. Siempre estoy pensando en la dimensión concreta de mi desempeño docente.

Gladis trabaja desde hace 26 años en una universidad que tiene casi 85, y dice que sabe de memoria el nombre de todos los colegas negros que tuvo, por lo corta que es la lista:

Saber o nome dos meus colegas negros é profundamente dolorido. Não há outro modo de dizer. Dói saber o nome. Dói. O que para um colega branco é inimaginável. Eu posso nominar [todos] meus colegas negros. Isso é profundamente assustador, numa universidade que tem quase 3 mil professores.

Saber el nombre de mis colegas negros es profundamente doloroso. No hay otro modo de decirlo. Duele saber los nombres. Duele. Lo que para un colega blanco es inimaginable. Puedo nombrar a [todos] mis colegas negros. Eso es profundamente escalofriante en una universidad que tiene casi 3000 profesores.

Y hay otro punto con el que se encuentran las investigadoras negras:

Nós, mulheres, somos educadas para a humildade. Eu acho a humildade uma coisa preciosa, mas às vezes o excesso de humildade nos tira a altivez. Nós, mulheres negras, principalmente, somos educadas para desaparecer. E isso é tão marcante, que a gente leva muito tempo para perceber determinadas características que nos prejudicam.

A las mujeres se nos educa para la humildad. Considero a la humildad como algo precioso, pero a veces el exceso de humildad nos quita la altivez. A las mujeres negras, principalmente, se nos educa para desaparecer. Y eso también es muy impactante, que hace mucho tiempo hemos percibido determinadas características que nos perjudican.

Cuestión de género

Como mujer, la profesora dice que además de la cuestión racial, la cuestión del género también estuvo en su carrera académica:

Há questões da vida acadêmica que atravessam mais fortemente os percursos femininos. Uma das questões que atravessou o meu percurso acadêmico foi a maternidade. Eu era uma mulher que queria ser mãe. Algo da maternidade, sobretudo nos primeiros anos, é da ordem de uma demanda importante, que é física. É um filho que berra e um seio que derrama leite.

Hay asuntos de la vida académica que se atraviesan con más fuerza en el camino de las mujeres. Una de las cuestiones que tuve en mi camino académico fue la maternidad. Yo quería ser madre. Algo de la maternidad, sobre todo en los primeros años, es una demanda importante, física. Es un hijo que llora y un pecho que derrama leche.

En su segundo embarazo, que fue de gemelos, Gladis recuerda que la sorprendió cómo se recibió la noticia en el ambiente académico. Dice que escuchó a alguien decir que no sabía si felicitarla por su embarazo.

E eu disse para ela: pode me cumprimentar, porque a pessoa mais interessada em ser doutora antes do nascimento desse bebê sou eu. Nenhum homem grávido, esperando filhos gêmeos, daria essa resposta. Eu sabia que, sim, aconteceria um período em que a minha carreira ficaria quase em stand by após o nascimento dos bebês. O homem segue tocando sua vida acadêmica normalmente depois de ser pai. Esse é um forte atravessamento de gênero.

Le dije: me puedes felicitar, porque la persona más interesada en ser doctora antes del nacimiento de ese bebe soy yo. Ningún hombre embarazado, que espera gemelos, daría esa respuesta. Yo sabía que habría un período en que mi carrera quedaría parada después del nacimiento de los bebés. El sigue con su vida académica normalmente después de ser padre. Es un fuerte cruce entre géneros.

Entre sus mayores sueños como investigadora, ahora Gladis espera lograr que crayones de varios tonos de piel que el Gobierno distribuya en las escuelas públicas, tener más colegas negros, hasta que no sea posible recordar todos sus nombres, y encontrar más mujeres en cargos administrativo de la universidad.

Para otras mujeres que estén en la vida académica o que quieran iniciar una carrera, dice:

Dentro da universidade é fundamental construir-se em rede, em grupo. A solidão não é um imperativo da carreira acadêmica, da intelectualidade negra acadêmica. Hoje ela é uma escolha, mais do que nunca. Então, o conselho é: a solidão não é uma parte integrante do pacote. A gente pode furar essa solidão e criar pontes magníficas.

Dentro de la universidad es fundamental construirse en red, en grupo. La soledad es un imperativo de la carrera académica, de la intelectualidad negra académica. Es una elección, hoy más que nunca. Entonces el consejo es: la soledad no es un parte del paquete. Podemos dejar  de lado esa soledad y crear puentes magníficos.


Nombree: Gladis Kaercher
Área de investigación: Universidad Federal de Río Grande do Sul (Brasil), Educación centrada en educación y literatura infantil, educación antirracista, identidad y diversidad.
Para saber más: Plataforma Lattes