Romance de Doña Urraca

 165 total views,  1 views today

¡Rey don Sancho, rey don Sancho,   ya que te apuntan las barbas,
quien te las vido nacer   no te las verá logradas!

Don Fernando apenas muerto,    Sancho a Zamora cercaba,
de un cabo la cerca el rey,   del otro el Cid la apremiaba.
Del cabo que el rey la cerca   Zamora no se da nada;
del cabo que el Cid la aqueja   Zamora ya se tomaba;
corren las aguas del Duero   tintas en sangre cristiana.
Habló el viejo Arias Gonzalo,   el ayo de doña Urraca:
—Vámonos, hija, a los moros   dejad a Zamora salva,
pues vuestro hermano y el Cid   tan mal os desheredaban.

Doña Urraca en tanta cuita   se asomaba a la muralla,
y desde una torre mocha   el campo del Cid miraba.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.