Sitio de noticias de Kazajistán recibe amenazas por reavivar historia de abusos a menores

 6 total views,  1 views today

Llamadas no identificadas presionaron a periodista para que retirara una historia espeluznante

Captura de pantalla de un video de YouTube de The Village muestra a la abuela del niño de la aldea de Abai al sur del país, que denunció la violencia que se ejerce sobre su nieto, y dice que no “podía resistir más”.

The Village, popular sitio de noticias en línea de internet de Kazajistán, se fundó en 2017 como lectura ligera dirigida sobre todo a lectores de Almaty, la ciudad más poblada del país. Pronto se convirtió en una voz del periodismo independiente, lo que llamó la atención de quienes no quieren que los reporteros investiguen temas espinosos.

La periodista Assem Zhapisheva escribió un artículo de seguimiento a una desgarradora historia sobre violación infantil que había estado en los titulares desde 2018 y que llegó a 40 000 lectores en apenas 24 horas, algo impresionante para una lectura larga en Kazajistán. Después de eso,  empezó a recibir llamadas telefónicas amenazantes, presuntamente de funcionarios públicos. Inmediatamente, Zhapisheva apagó su teléfono y pidió a las autoridades que investigaran, mientras el 1 de septiembre, The Village escribió una queja pública en su canal de Telegram:

Мы вынуждены сообщить, что прямо сейчас на нашу редакцию совершается атака неустановленных лиц, представляющихся различными ведомствами с требованием удалить статью.

Мы требуем прекратить давление на независимых журналистов. Мы не намерены удалять опубликованный материал.

Этим лицам же советуем решать проблемы в стране, а не пытаться заткнуть журналистов.

Les informamos que desconocidos que se presentaron como funcionarios públicos, nos están atacando, pedimos que retiren el artículo de nuestro sitio web.

Exigimos que dejen de presionar a los periodistas independientes. No tenemos intención de retirar nuestro artículo.

Sugerimos que [traten y] solucionen los problemas en el país, más bien intentan callar a los periodistas.

El Ministerio de Información envió una nota al día siguiente que decía que su representante contactó a la oficina editorial de The Village, pero solamente para «dar asistencia con respecto a la veracidad de la información presentada», no para presionar a sus periodistas.

Horas después, Aruzhan Sain, defensor del pueblo para menores, señaló en una publicación de Facebook que el artículo de Zhapisheva afirmaba falsamente que el menor aún vive en la aldea de Abai, en tanto que lo habían reubicado con su madre años antes. En 2018, en el curso de seis meses, el niño había sido violado repetidamente por niños mayores en la aldea de Abai, al sur del país.

El artista local Erden Zikibay hizo una ilustración en la que sobreponía el legado de oro de poeta Abai, poeta del siglo XIX, con la oscura realidad del Kazajistán rural al mando del entonces presidente Nursultan Nazarbayev, en el que la violencia y la violación quedan impunes.

View this post on Instagram

A post shared by Erden Zäwreulı Zikibay (@zikibay)

Los lugareños, incluidos los padres de la víctimas, los directores de la escuela y autoridades de la aldea, trataron de ocultar la historia tanto tiempo como fue posible, hasta que la abuela del niño logró captar la atención del periodista Amangeldy Batyrbekov.

El informe de Batyrbekov reveló la verdad sobre el abuso, dejó al descubierto una sociedad muy propensa a culpar a la víctima y perdonar la intimidación. En Kazajistán, se considera que es mejor cubrir algo tan ‘vergonzoso’ como la violación más que denunciar y hacerlo público. A pesar de que el caso llegó a las portadas nacionales, nadie fue sancionado por el delito.

Eb cambio, Batyrbekov recibió amenazas por publicar el artículo y lo sentenciaron por difamación en 2019, tras informes que revelaron casos de corrupción en el sector educativo. Su sentencia inicial de dos años y tres en prisión fue revocada en la apelación y lo liberaron tras cumplir cuatro meses en la cárcel.

El de Batyrbekov no era un caso aislado. En  junio, el supervisor de libertad de prensa Adil Soz publicó un informe sobre las muchas amenazas de muerte contra el editor en jefe de Ak Zhaiyk, Azamat Maitanov, y su personal. Ak Zhaiyk es un diario popular en la región de Atyrau, Es una de las pocas voces independientes del oeste de Kazajistán.

Otro medio abiertamente independiente outlet, Uralskaya Nedelya, ha sido objeto de acoso desde hace años. En varios ocasiones, su editor en jefe, Lukpan Akhmediyarov, ha soportado amenazas y presión policial por las historias que el diario ha publicado.

Según Reporteros sin Fronteras, Kazajistán es uno de los países con peor desempeño en términos de libertad de prensa. Hace apenas meses, el Proyecto Pegaso, investigación de documentos fiados, mostró que varios periodistas había estado sometidos a software espía de los servicios de seguridad del país.

Ya sea a través de acoso, amenazas o violencia directa, los periodistas en Kazajistán siguen encontrándose bajo presión de las autoridades y de las élites locales.