el

Entrevista de Bernardo con el Rey

Con cartas sus mensajeros el rey al Carpio envió: Bernardo, como es discreto, de traición se receló: las cartas echó en el suelo y al mensajero habló: —Mensajero eres, amigo, no mereces culpa, no, mas al rey que acá te envía dígasle tú esta razón: que no le estimo yo…

Read More

El infante Arnaldos

¡Quién hubiera tal ventura sobre las aguas del mar como hubo el infante Arnaldos la mañana de San Juan! Andando a buscar la caza para su falcón cebar, vio venir una galera que a tierra quiere llegar; las velas trae de sedas, la ejarcia de oro torzal, áncoras tiene de…

Read More

Luis de Góngora (?) – El Sastre

De mi sastre en el hurtar la mano es tan singular, que si cae la tela en ella cuando la empieza a doblar, ya puedo doblar por ella. Y cuando pasa a trazar la tela ya referida, no hay como verle sacar la medida para hurtar, cuando él hurta sin…

Read More

Rosalía de Castro – Adivínase el dulce y perfumado

Adivínase el dulce y perfumado calor primaveral; los gérmenes se agitan en la tierra con inquietud en su amoroso afán, y cruzan por los aires, silenciosos, átomos que se besan al pasar. Hierve la sangre juvenil, se exalta lleno de aliento el corazón, y audaz el loco pensamiento sueña y…

Read More

Manuel Machado – a Villaespesa que corría el mundo

Francisco Villaespesa, compañero a mar, a viento y luz, osado un día… En la flota gentil de la Poesía, conmigo capitán y marinero. Fija la vista en el polar lucero, de mar y viento y luz en la armonía tu nave surca aún, mientras la mía volvió cansada del afán…

Read More

Federico García Lorca – Casida del herido por el agua

Quiero bajar al pozo quiero subir los muros de Granada para mirar el corazón pasado por el punzón oscuro de las aguas. El niño herido gemía con una corona de escarcha. Estanques, aljibes y fuentes levantaban al aire sus espadas. ¡Ay qué furia de amor! ¡qué hiriente filo! ¡qué nocturno…

Read More