rosalía

Rosalía de Castro – Los robles

 I Allá en tiempos que fueron, y el alma han llenado de santos recuerdos, de mi tierra en los campos hermosos, la riqueza del pobre era el fuego, que al brillar de la choza en el fondo, calentaba los rígidos miembros por el frío y el hambre ateridos del niño…

Read More

Rosalía de Castro – Al oír las canciones

Al oír las canciones que en otro tiempo oía, del fondo en donde duermen mis pasiones el sueño de la nada, pienso que se alza irónica y sombría, la imagen ya enterrada de mis blancas y hermosas ilusiones, para decirme: —¡Necia!, lo que es ido ¡no vuelve!; lo pasado se…

Read More

Rosalía de Castro – Al caer despeñado en la hondura

Al caer despeñado en la hondura desde la alta cima, duras rocas quebraron sus huesos, hirieron sus carnes agudas espinas, y el torrente de lecho sombrío, rasgando sus linfas y entreabriendo los húmedos labios, vino a darle su beso de muerte cerrando en los suyos el paso a la vida….

Read More

Rosalía de Castro – Adivínase el dulce y perfumado

Adivínase el dulce y perfumado calor primaveral; los gérmenes se agitan en la tierra con inquietud en su amoroso afán, y cruzan por los aires, silenciosos, átomos que se besan al pasar. Hierve la sangre juvenil, se exalta lleno de aliento el corazón, y audaz el loco pensamiento sueña y…

Read More

Rosalía de Castro – Orillas del Sar

A través del follaje perenne Que oír deja rumores extraños, Y entre un mar de ondulante verdura, Amorosa mansión de los pájaros, Desde mis ventanas veo El templo que quise tanto. El templo que tanto quise… Pues no sé decir ya si le quiero, Que en el rudo vaivén que…

Read More

Rosalía de Castro – A sus plantas se agitan los hombres

A sus plantas se agitan los hombres, como el salvaje hormiguero en cualquier rincón oculto de un camino olvidado y desierto. ¡Cuál le irritan sus gritos de júbilo, sus risas y sus acentos, gratos como la esperanza, como la dicha soberbios! Todos alegres se miran, se tropiezan, y en revuelto…

Read More

Rosalía de Castro – A las rubias envidias

A las rubias envidias porque naciste con color moreno, y te parecen ellas blancos ángeles que han bajado del cielo. ¡Ah!, pues no olvides, niña, y ten por cosa cierta, que mucho más que un ángel siempre pudo un demonio en la tierra.

Read More
Don`t copy text!