Turquía: Nuevo informe destaca el alcance de la censura en línea

 3 total views,  1 views today

Documento de 120 páginas detalla casos de contenido en línea bloqueado en 2020

«Fahrenheit 5651: El sofocante efecto de la censura». Captura de pantalla de la portada del informe de la Asociación de Libertad de Expresión. Utilizada con autorización.

La novela distópica Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, escrita en 1953, habla sobre un futuro en que se queman los libros por una sociedad opresora. Un nuevo informe titulado «Fahrenheit 5651: El sofocante efecto de la censura», utiliza el famoso libro para explicar cómo una serie de enmiendas aplicadas a la Ley nº5651 de Turquía han afectado la libertad de expresión del país. El informe intenta «documentar el alcance de la censura, y asegurar que su sofocante efecto y el daño que genera no se borren por completo de la memoria colectiva». El documento, de 120 páginas, publicado en octubre de 2021, detalla casos de sitios web, cuentas y contenido de redes sociales, y noticias bloqueadas en Turquía.

El informe cubre acontecimientos de 2020, y es el tercero de una serie de informes publicados por la Asociación de Libertad de Expresión. La asociación se fundó en 2017 «con el propósito de dar asistencia legal a aquellos cuyo derecho a la libertad de expresión ha sido violado, o está en riesgo de ser violado». La asociación investiga, participa en formación y gestiona iniciativas conjuntas nacionales e internacionales. Entre sus fundadores hay destacados abogados, académicos, y activistas de derechos humanos locales.

Censura en números

Los autores del informe indican que un total de 467 011 sitios web estaban bloqueados a finales de 2020, seguidos de los bloqueos de 150 000 URL, 7500 cuentas de Twitter, 50 000 tuits, 12 000 videos de YouTube, 8000 publicaciones de Facebook y 6800 publicaciones de Instagram. Todo este contenido se bloqueó bajo la Ley nº 5651 (también conocida como la Ley de Internet) y otras disposiciones legales emitidas por 764 tribunales de paz, y otras instituciones autorizadas.

La Ley de Internet o Ley nº 5651 se presentó en mayo de 2007 con el título «Regulación de publicaciones en internet y supresión de delitos cometidos por medio de esa publicación», y en resumen, es una disposición legal que permite el bloqueo masivo de sitios web y contenido en línea.

El informe también da cuenta de los malos resultados de Turquía en los informes de transparencia de las plataformas de redes sociales.

En el más reciente informe global de Freedom on the Net («Libertad en la Red»), Freedom House calificó a Turquía de «no libre»: 

Internet freedom continued to decline for a third year in a row in Turkey. During the coverage period, hundreds of websites were blocked, in some instances under a new social media law. Online content deemed critical of the ruling Justice and Development Party (AKP) or President Recep Tayyip Erdoğan was removed from websites and social media platforms, and online activists, journalists, and social media users were harassed both physically and online for their social media posts.

La libertad en internet continuó cayendo por tercer año consecutivo en Turquía. En el período analizado, cientos de sitios web quedaron bloqueados, en algunos casos por una nueva ley de redes sociales. El contenido en línea considerado crítico con el gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) o con el presidente Recep Tayyip Erdoğan se eliminaba de los sitios web y las plataformas de redes sociales, y activistas en línea, periodistas, y usuarios de redes sociales eran acosados físicamente y en internet por sus publicaciones en redes sociales.

El sitio de noticias Bianet publica una cita de Gürkan Özturan, del Centro Europeo por la Libertad de Prensa y Medios: «Huevos impuestos o más altos, restricción de accesos, contenido periodístico eliminado, posibilidad de cerrar el acceso a plataformas enteras, y más importante, la detención o arresto de quienes ejercen su derecho a la libertad de expresión por sus declaraciones críticas en internet, y la condena de algunos, muestra que hay un largo camino por delante con respecto a la libertad en internet en Turquía».

Según Reporteros sin Fronteras, Turquía ocupa el puesto 153 de 180 países en el Índice Mundial de Libertad de Prensa del 2021.

En julio de 2020, Turquía enmendó la Ley nº5651 para añadir nuevas restricciones a las redes sociales, e introdujo una serie de requisitos que entorpecen los derechos digitales y la libertad de expresión en Turquía. Los requisitos incluyen la obligación de las compañías de redes sociales a abrir oficinas en Turquía, almacenar los datos de los usuarios en Turquía, y obligarlos a obedecer las estrictas leyes de censura del país, incluid la prohibición a los usuarios que «insulten» al presidente.

Deterioro en la libertad de los medios

En 2021, varios comunicados del Gobierno han señalado un mayor deterioro en la libertad de medios. El 21 de julio, el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, dijo en una entrevista que el gobierno actual tenía pensado introducir nuevas regulaciones para combatir el «terror de las mentiras», en referencia a las noticias falsas que se extienden por las plataformas de redes sociales. El mismo día, el director del Directorado de Comunicación Presidencial anunció planes para regular plataformas de noticias locales de fundación extranjera para «asegurar el acceso a noticias veraces».

Las nuevas regulaciones, esperadas para más adelante en 2021, seguramente tendrían como objetivo las pocas plataformas de noticias independientes de Turquía. La medida fue condenada por Media Freedom Rapid Response, proyecto que rastrea, da seguimiento y se moviliza contra las violaciones de la libertad de prensa y los medios de los Estados integrantes  (y candidatos) de la Unión Europea, y también por organizaciones asociadas como Artículo 19, la Asociación de Periodistas Europeos, el Comité para la Protección de los Periodistas, y otras. Estas organizaciones emitieron un comunicado el 23 de julio de 2021 en el que aseguraban que las nuevas medidas son «una clara medida para reprimir aún más la libertad de los medios en Turquía mediante el control de contenido».

Los autores del nuevo informe concluyen que «el abrasador y destructivo efecto del fortalecido mecanismo de censura y control se mantendrá en los años venideros».