¿Va Rusia a pasar de una operación militar limitada a una guerra total contra Ucrania?

di | 06/22/2022

Dos acontecimientos ocurridos en los últimos días -la decisión de Lituania de impedir el tránsito de suministros rusos a Kalinigrado y el ataque con misiles ucranianos a una plataforma petrolífera rusa en el Mar Negro- podrían ser el punto de inflexión para que Rusia pase a una estrategia bélica en lugar de seguir con la operación militar especial.

 

La operación militar especial, además de los objetivos declarados de desmilitarización y desnazificación de Ucrania, tenía reglas de enfrentamiento restringidas. Rusia no destruyó todas las infraestructuras y redes de comunicación. Internet siguió funcionando en la mayor parte de Ucrania. Las torres de telefonía móvil y las redes eléctricas no fueron atacadas ni destruidas. Las luces permanecieron encendidas en ciudades y pueblos, incluidos Lviv y Kiev. Los depósitos de combustible civiles y las refinerías de petróleo prácticamente no se vieron afectados.

Los edificios gubernamentales ucranianos, incluido el Ministerio de Defensa, no han quedado reducidos a escombros. Todavía están en pie y las actividades diarias continúan. La red de transporte civil sigue funcionando. Se ha interrumpido parte del transporte ferroviario para evitar el flujo de suministros militares de la OTAN al este de Ucrania, pero los trenes siguen funcionando, aunque con gasóleo.

A pesar de la propaganda occidental de que los rusos están violando, saqueando y matando salvajemente a los civiles, la verdad es muy diferente. Rusia no ha atacado zonas puramente civiles (a diferencia de Ucrania, que está bombardeando la ciudad de Donetsk, donde no hay actividad militar rusa) y ha presionado a Ucrania para que abra rutas de escape seguras para los civiles atrapados en una zona de combate. Ucrania ha bloqueado muchas de estas operaciones de ayuda.

La principal característica de la operación militar especial es el tamaño de la fuerza militar rusa desplegada en Ucrania: se estima que hay 250.000 soldados rusos frente a un ejército y una fuerza de defensa territorial ucranianos de 600.000. La sabiduría convencional entre los estrategas militares es que un ejército atacante debe tener una ventaja de 3 a 1 si espera tener éxito.

Rusia ha dado la vuelta a la sabiduría convencional. A pesar de ser superada en número casi tres a uno por Ucrania, que estaba librando una batalla defensiva desde posiciones fortificadas, Rusia logró rápidamente la supremacía aérea y paralizó la capacidad de Ucrania de proporcionar apoyo aéreo cercano a las unidades sitiadas. Las aeronaves ucranianas de ala fija y rotatoria no desempeñaron un papel ofensivo significativo en las operaciones ucranianas.

Rusia también se apoyó en las milicias de las repúblicas de Lugansk y Donetsk y dejó que soportaran el peso de la batalla al retomar el territorio en poder del ejército ucraniano. Parece que Rusia desempeñó el papel de comandante de apoyo, mientras que las fuerzas militares de Lugansk y Donetsk fueron los comandantes apoyados. En otras palabras, Rusia proporcionó artillería, blindaje, apoyo aéreo y misiles para apoyar las operaciones militares de las repúblicas del Donbass. Rusia también ha proporcionado refuerzos de tropas cuando ha sido necesario. A pesar de las afirmaciones occidentales de que Rusia ha sufrido pérdidas catastróficas, no hay pruebas en las redes sociales rusas que apoyen esta afirmación. Putin no tiene poder para impedir que los padres y cónyuges en duelo lloren a sus hijos perdidos en el campo de batalla.

La carnicería que están sufriendo las fuerzas ucranianas sobre el terreno palidecerá en comparación si Rusia decide quitarse los guantes y emprender una guerra total contra Ucrania como comandante apoyado. Ya no se verán fotos con políticos y celebridades occidentales caminando por las calles de Kiev. Rusia tiene varias opciones: puede destruir la red eléctrica de Ucrania o cerrar la central nuclear de Zaporizhia, la mayor de Europa. Rusia también puede impedir el acceso de Ucrania al petróleo y destruir las refinerías. Y Rusia puede empezar a atacar la infraestructura gubernamental de Ucrania.

Espero que no se llegue a eso, pero Putin ha dejado claro que esta es una lucha existencial para Rusia y Occidente, y con sus palabras y acciones ha reforzado esa creencia.

Larry Johnson sonar21.com/will-russia-shift-to-a-war-strategy

Read More

Octubre no reserva derechos de autor.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.