VATICANO – “El misionero, punto de luz de la Iglesia universal”: recuerdo de Monseñor Henryk Hoser

 16 total views,  1 views today

Ciudad del Vaticano – “Todo misionero expresa el valor de la solidaridad hacia los demás, pero si no existiera la solidaridad de los demás, de todos, hacia los misioneros, los misioneros serían sólo la terminal de sí mismos y no un punto de luz de la Iglesia Universal, donde ofrecen su testimonio, en situaciones a menudo difíciles cuando no hostiles”. Así lo expresaba en una entrevista concedida a la Agencia Fides en vísperas de su ordenación episcopal, Su Excelencia Mons. Henryk Hoser Henryk Hoser, SAC, nombrado Subsecretario de la Congregación y Presidente de las Obras Misionales Pontificias, el 22 de enero de 2005.
Nacido en Varsovia el 27 de noviembre de 1942, monseñor Henryk Hoser fue presidente de las Obras Misionales Pontificias desde 2005 hasta el 24 de mayo de 2008, cuando Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Varsovia-Praga. Murió el 13 de agosto de 2021, hace un mes, a la edad de 78 años, en el Hospital del Ministerio del Interior de Varsovia. En los meses anteriores se había contagiado con el coronavirus del que se estaba recuperando, cuando le surgieron otras complicaciones.
Henryk Hoser se licenció en Medicina en la Academia de Medicina de Varsovia. En 1969 ingresó en la Sociedad del Apostolado Católico . El 16 de junio de 1974 fue ordenado sacerdote y se preparó para el trabajo misionero en Ruanda, donde permaneció de 1975 a 1995. Tras un largo e intenso período en el que ocupó diversos cargos en el ámbito pastoral, fundó el Centro Médico-Social y el Centro de Formación Familiar. Fue secretario de la Comisión Episcopal de Salud, y luego también de la Comisión Episcopal de Familia, presidente de la Asociación de Centros Médicos Asociados de Kigali , responsable de un centro de vigilancia epidemiológica del SIDA y de programas de asistencia psico-médica y social a los enfermos. Durante 10 años fue también superior regional de los Palotinos. En nombre de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, realizó algunas visitas apostólicas a los principales seminarios de los territorios de Misión.
El 22 de enero de 2005, el Santo Padre Juan Pablo II lo nombró Secretario Adjunto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y Presidente de las Obras Misionales Pontificias, elevándolo al mismo tiempo a la dignidad de Arzobispo. El cardenal Crescenzio Sepe, Prefecto del Dicasterio Misionero, presidió su ordenación episcopal el 19 de marzo de 2005, en la Capilla del Pontificio Colegio Urbano. Los obispos co-consagradores fueron Su Exc. Stanislao Dziwisz, secretario especial del Santo Padre, y Su Excelencia el Papa. Mons. Taddeo Ntihinyurwa, Arzobispo de Kigali .
El Papa Benedicto XVI lo nombró Arzobispo de Varsovia-Praga el 24 de mayo de 2008. En febrero de 2017, el Papa Francisco lo envió a Medjugorje como “Enviado Especial de la Santa Sede”. En diciembre siguiente, se convirtió en obispo emérito de Varsovia-Praga, y el 31 de mayo de 2018, el Papa lo nombró Visitante Apostólico de carácter especial para la parroquia de Medjugorje, por tiempo indefinido y ad nutum Sanctae Sedis.
En una entrevista realizada en vísperas de su ordenación episcopal , el obispo Hoser describió así su experiencia misionera de 21 años: “Mi historia no es ciertamente diversa de la de otros misioneros. Para mí, como para todos los misioneros, no hay un momento particular en el que aprendí a ser misionero. Sientes esta vocación que te cambia la vida, sientes la llamada del Señor, pero luego entiendes que uno se hace misionero con el tiempo. Por medio de posteriores descubrimientos. Por medio de derrotas y éxitos. Por medio de las relaciones personales con las poblaciones en los lugares de misión. Y aún más, metiéndose, sin ideas preconcebidas, en sus vidas. En sus problemas. En sus historias individuales y colectivas. Ser misionero significa ser partícipe de la cultura de los pueblos con quienes entras en contacto. Usar no sólo su lengua sino su lenguaje. La que llamamos inculturación de un misionero es en realidad, su capacidad de vivir las culturas de las poblaciones que encuentra en su camino de evangelización”.
Fr. Dinh Anh Nhue Nguyen, OFMConv, Secretario general de la Pontificia Unión Misional y Director de la Agencia Fides, explica: “Aquí en las OMP, y particularmente en FIDES, recordamos al Arzobispo Hoser con gran gratitud por su servicio apostólico y nos unimos todos en oración por él, especialmente hoy en el tercer aniversario de su muerte. Aunque no lo conocí en persona, puedo decir que un rastro de su celo misionero y de su devoción mariana permanece aquí para siempre. De hecho, pienso en él cada vez que entro en la capilla de las OMP, dedicada a San John Henry Newman , que fue restaurada durante la presidencia de Monseñor Hoser y frente a la cual aún se encuentra la placa que conmemora el hecho y la visita ecuménica del arzobispo anglicano, Dr. Rowan Williams, el 24/11/2006. Damos gracias al Señor por haberle tenido al frente de las OMP”.