VATICANO – El Papa invita a la oración y el ayuno por Afganistán y las congregaciones religiosas se muestran dispuestas a acoger a refugiados

 32 total views,  1 views today

Roma – El Papa Francisco, expresando su cercanía al pueblo afgano, habló así tras el rezo del Ángelus del domingo 29 de agosto: “Sigo con gran preocupación la situación en Afganistán y participo del sufrimiento de quienes lloran por las personas que perdieron la vida en los atentados suicidas que se produjeron el jueves pasado, y de quienes buscan ayuda y protección. Encomiendo los muertos a la misericordia de Dios Todopoderoso y doy las gracias a quienes están trabajando para ayudar a esa población tan probada, especialmente a las mujeres y a los niños. Les pido a todos que sigan ayudando a los necesitados y que recen para que el diálogo y la solidaridad conduzcan al establecimiento de una convivencia pacífica y fraterna y ofrezcan esperanza para el futuro del país. En momentos históricos como este no podemos permanecer indiferentes, la historia de la Iglesia nos lo enseña. Como cristianos, esta situación nos compromete. Por eso hago un llamamiento a todos para que se intensifique la oración y se practique el ayuno. Oración y ayuno, oración y penitencia. Este es el momento de hacerlo. Hablo en serio: intensificar la oración y practicar el ayuno, pidiendo al Señor misericordia y perdón”.

El padre Matteo Sanavio, sacerdote Rogacionistas, Consejero General para el Servicio de Caridad y Misión y presidente de la asociación inter congregacional “Pro Bambini di Kabul” , que opera en Afganistán desde 2006, comenta a la Agencia Agencia Fides: “Nos unimos de todo corazón al mensaje del Papa. Nos sentimos profundamente llamados a rezar por Afganistán y a disponer de nuestros recursos y energías para la acogida de los refugiados. Hoy sentimos con pesar y preocupación el gran sufrimiento del pueblo afgano. La nación necesita paz y misericordia”.

La asociación dirigía el centro de día “Pro Bambini di Kabul”, en la capital afgana, que acogía a unos 50 niños discapacitados. El Centro fue gestionado por religiosos misioneros de diversas congregaciones y por un nutrido grupo de colaboradores y personal local, también expatriados gracias al puente aéreo organizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores italiano. “Por supuesto, ahora el Centro ha cerrado y nos provoca un gran sufrimiento a todos nosotros”, señala. “La población afgana que ha llegado a Italia se encuentra ahora en centros gestionados por el gobierno italiano, haciendo cuarentena debido a la pandemia. Después estas personas serán acogidas por distintas congregaciones religiosas de todo el territorio italiano que ya han dado su disponibilidad. También hay 14 niños con discapacidades graves que eran atendidos por las Misioneras de la Caridad en Kabul. Están en Italia con las hermanas. Son los más pobres de entre los pobres y los más vulnerables, los descartados. Aquí encontrarán corazones y brazos dispuestos a recibirlos, cuidarlos y a amarlos”.