VATICANO – El sueño y la pasión por la primera evangelización: un misionero cuenta su historia al Director de Fides

 232 total views,  1 views today

Ciudad del Vaticano – “Es importante conocer y comprender lo que sucede del otro lado del planeta para transformar una noticia que se lee en oración y ver cómo la Iglesia, los discípulos de Jesús, llegan a todas partes y cómo en todas partes el Evangelio tiene siempre algo que decir”. Así lo dice el padre Emanuele Ciccia, de la Comunidad de Villaregia, misionero en Etiopía de visita en la Agencia Fides, al director de la Agencia, el padre Dinh Anh Nhue Nguyen.

Padre Anh Nhue: Padre Emanuele preséntese a nuestros lectores junto con la Prefectura Apostólica de Robe en la que desarrolla su misión

P. Emanuele: Soy misionero de la Comunidad de Villaregia, fundada en 1981, que tiene varias misiones en particular en América Central y Latina, en África y en Europa. He trabajado durante 12 años en Costa de Marfil y desde hace un año y medio, a petición del p. Angelo Antolini, OFMCap., primer Prefecto Apostólico de Robe, Etiopía, junto con tres hermanas y otro padre, presto servicio en la Prefectura de Robe .
Estamos en una Prefectura Apostólica, un vasto campo de primera evangelización, con tanto trabajo por hacer, para ofrecer un servicio misionero, para estar presentes y ofrecer una presencia evangélica. Trabajamos estrechamente con Fray Angelo Antolini, y compartimos el sueño y la pasión por la primera evangelización. Hay un fuerte deseo de ir a las fronteras etíopes y, tras recibir una petición, junto con el Prefecto estamos dando los primeros pasos en el estado federal llamado Región Somalí, con una población que proviene de la estirpe somalí, en un contexto totalmente musulmán. El p. Antolini empuja con fuerza hacia estos ámbitos para, como él dice, se pueda ‘hacer presente a la Iglesia. Si somos dos o tres, Jesús está presente’.

Padre Anh Nhue: ¿Cuántos habitantes, cristianos católicos, hay en Etiopía?

P. Emanuele: En Etiopía hay más de cien millones de habitantes y tiene 4 veces el tamaño de Italia. Es un poco difícil definir los porcentajes de cristianos y musulmanes. El cristianismo está presente en todas sus facetas. Aquí, en particular, es conocida por el cristianismo ortodoxo etíope, especialmente en el norte. La Iglesia católica es minoritaria y celebra en dos ritos, el latino y el oriental, según las zonas y los vicariatos. En nuestra Prefectura Apostólica, que es tan extensa como un tercio de Italia y está situada entre dos importantes ríos, el Webe Shebelle y el Gandale, hay un 95% de hermanos musulmanes.
Estamos en Robe y Goba, dos ciudades donde la presencia cristiana es ligeramente superior a la media. Residimos en Robe, donde las estadísticas oscilan entre 70.000 y 150.000 habitantes, mientras que en Goba, que está a 10 kilómetros de nosotros, están presentes históricamente las hermanas de la Madre Teresa. La primera piedra de este centro la puso la propia Santa. Entre otras cosas, Fray Antolini quiso nombrarla patrona de la Prefectura Apostólica de Robe, como un signo de amor y cuidado a los más pobres . Las hermanas de Goba tienen un centro con algo más de 200 pacientes que padecen diversas enfermedades, discapacidades físicas, patologías psicológicas o psiquiátricas. ¡De toda la prefectura, allí se vive una presencia especial de Jesús gracias a estos pacientes!

P. Anh Nhue: Las hermanas viven su servicio ordinario de forma extraordinaria, con un amor increíble, hasta el punto de sacrificar su propia vida.

P. Emanuele: Para nosotros su presencia es preciosa. Las misiones están muy alejadas unas de otras. La que está un poco más estructurada, con una parroquia, a dos horas de distancia, está en Adaba y está compuesta por dos sacerdotes fidei donum y una hermana laica. El hecho de tener una presencia de hermanas tan cercana, a sólo 10 km de distancia, nos ha permitido formar un grupo, vivir una experiencia de apoyo mutuo y de amistad.

P. Anh Nhue: Pero las hermanas también necesitan mucho de vosotros, de vuestra presencia, de vuestra actividad ordinaria en la parroquia. En este sentido os completáis, en el anuncio de Jesucristo y del Evangelio.

P. Emanuele: Sí, somos un equipo, nos dan un enorme ejemplo de amor por los más pobres y les ofrecemos la celebración de la Eucaristía y rezamos juntos, hay una gran amistad entre nosotros. También son una ayuda preciosa porque la ciudad de Robe muestra los signos de la pobreza de las grandes ciudades, con muchos niños de la calle y sin techo. Muchas veces en nuestra presencia en la calle hacemos amistad con algunos hermanos y hermanas que, gracias a Dios, las hermanas acogen en su centro ofreciendo una alternativa a los que llevan años viviendo en la calle con historias muy trágicas.

P. Anh Nhue: ¿La Iglesia en toda Etiopía tiene una sola Prefectura estructuralmente?

Padre Emanuele: Digamos que la nuestra es una Prefectura de ‘los primeros capítulos de los Hechos de los Apóstoles’. En el norte están las eparquías de rito oriental, y las circunscripciones eclesiásticas de rito latino son sólo ocho vicariatos, no tenemos diócesis y sólo una prefectura apostólica. En África sólo hay tres prefecturas: en el Sahara Occidental, en Libia y nosotros, en Etiopía.

P. Anh Nhue: ¿Puede explicar a los lectores cómo es su servicio ordinario, a qué se dedica cada día?

P. Emanuele: Sólo llevamos un año y medio de presencia y, como es prudente hacer, seguimos a la escucha aunque intentando ya ponernos en marcha. El primer servicio es de estrecha colaboración con Fray Angelo, algunos hemos asumido algunos servicios más generales para la Prefectura de tipo pastoral administrativo. Hemos comenzado con algunas obras sociales, pequeñas señales para satisfacer las necesidades de las mujeres y los jóvenes, ofrecemos ayuda a las escuelas católicas. Nos apasiona estar cerca y hacer amigos y buenos vecinos con los hermanos y hermanas que vienen del mundo islámico. Estamos mucho en la calle para saludar, conocer, decir algunas palabras en Oromo, la lengua local. Creemos que cuando sales a la calle el Señor se hace presente.

P. Anh Nhue: Siguiendo siempre el soplo del Espíritu Santo, anunciando a Cristo incluso cuando no lo esperamos. ¿Su servicio se dirige principalmente a personas no católicas y no cristianas?

P. Emanuele: Aparte del servicio más estrictamente parroquial, estamos en contacto con cristianos no católicos del mundo ortodoxo y especialmente con musulmanes.

P. Anh Nhue: ¿Tienen una parroquia en la Prefectura? ¿Cuántas personas participan? ¿Se realizan actividades de catequesis?

P. Emanuele: Los domingos nos acompañan unas cuarenta personas que nos siguen en la pastoral ordinaria. En realidad estamos tratando de reconstruirla porque son dos parroquias en las que ha habido una alternancia muy frecuente de sacerdotes y párrocos. Intentamos iniciar jornadas de pre-catecumenado, como en la ciudad de Dinsho, totalmente islámica, donde 4, 5 o a veces 2 o 7 personas de origen islámico quieren conocer el Evangelio. Con ellos estamos tratando el Evangelio de Marcos, que dicen que es el más kerigmático, y semana a semana esperamos poder profundizar nuestro servicio en este pueblo donde ya hay dos guarderías católicas que nos han dado la posibilidad de estar allí y así continuar en algún otro pueblo cercano o lejano.

P. Anh Nhue: Es muy interesante esto de estrechar la amistad. De esa amistad humana transmitimos la de Cristo. Gracias por este servicio y esta misión suya.
¿Quiere decir algo a nuestros lectores de Fides, en todo el mundo, unidos en la misma misión? Como misionero en el frente, ¿qué le diría, en particular, a los misioneros bautizados en Italia, Europa o América?

P. Emanuele: Como hermano en la fe me gustaría agradecer a los lectores su deseo de conocer. A veces, en el mundo misionero se insiste mucho en que apoyar la misión significa hacer ofrendas, sacrificios por la misión. Creo que es muy importante conocer, entender lo que ocurre al otro lado del planeta. Creo que es la mejor manera de transformar las noticias que se leen en oración y de ver cómo la Iglesia, los discípulos de Jesús llegan a todas partes y cómo en todas partes el Evangelio tiene siempre algo que decir.
Estar informado, conocer lo que ocurre es muy importante. También para mí, como misionero, muy centrado en mi realidad de Robe, es importante conocer otros contextos de misión, contextos eclesiales, ver cómo los laicos, los misioneros, las familias, otros discípulos de Jesús en el otro lado del mundo tratan con pasión de llevar el Evangelio. Esto me hace crecer. Hay que saber, ser curioso. Seguir leyendo Fides.

P. Anh Nhue: Muchas gracias, p. Emanuele, por su visita y por sus palabras. Fides trata de informar al mundo entero sobre la misión que la Iglesia lleva a cabo más allá de las fronteras. Si no se conoce, no se puede sentir amor, no te sientes inspirado. Conocer a los hermanos y hermanas en la fe como lo estáis haciendo todos en los distintos contextos, en medio de los altibajos de la vida, de los momentos de enfermedad, de la distancia, pero siempre en comunión con todos los hermanos y hermanas de la fe. Recemos los unos por los otros sabiendo que son muchos los que sufren y compartamos todo en comunión para luego llegar a la colaboración. ¡Gracias de nuevo y buena continuación de la misión!

La Prefectura de Robe, erigida por el Papa Benedicto XVI el 11 de febrero de 2012, tiene una superficie de 103.769 km2, una población de más de 4 millones, 1.090 católicos, 12 iglesias, 8 sacerdotes, 35 bautizados en el último año.