Protestas en Tailandia contra mala gestión de la pandemia enfrentan violencia policial

 12 total views,  1 views today

Al menos 18 personas fueron detenidas por unirse a la protesta

Manifestantes se reúnen en el monumento Victoria para dirigirse a la cuartel del Primer Regimiento de Infantería. Foto cortesía de Prachatai.

La versión original de este artículo se publicó en Prachatai, sitio de noticias independiente en Tailandia, y reproduce con ediciones en Global Voices como parte de un acuerdo para compartir contenido.

El sábado 7 de agosto, la Policía enfrentó con violencia una protesta en Bangkok contra la supuesta mala gestión de la pandemia del COVID-19 del Gobierno tailandés. La Policía usó cañones de agua, balas de goma y gases lacrimógenos contra los manifestantes y arrestó al menos a 18 personas.

La protesta fue organizada por el grupo activista Juventud Libre y organizaciones asociadas, que han hecho tres pedidos: renuncia del primer ministro, general Prayut Chan-o-cha, reasignación de presupuestos de la monarquía y el Ejército, y destinarlos al COVID-19 y reemplazo de las vacunas de Sinovac con vacunas mRNA. Esta es una de varias protestas relacionadas con el respuesta del Gobierno al COVID.

Los organizadores se reunieron en el monumento a la Democracia con un plan para marchar hacia el Gran Palacio. Al mediodía, dos horas antes del inicio programado, cerca de cien personas empezaron a reunirse en el monumento a la Democracia, pero enfrentaron líneas de policías de control de multitudes que bloqueaban la ruta planeada.

A las 12:25 p.m., la Policía ordenó a los manifestantes que pusieran fin a su reunión y la Policía empezó a avanzar hacia los manifestante. Hubo informes de que se usaron balas de hule y que detuvieron a dos personas.

En el lugar se oyó sonidos parecidos a petardos. Se presume que los manifestantes estaban usando hondas y lanzando botellas de vidrio y piedras a los policías de control de multitudes. Se vio a policías en las cercanías con chalecos antibalas y con bridas, varas y escudos. Algunos también llevaban pistolas de balas de hule.

Por los bloqueos policiales y de control de multitudes, los manifestantes replantearon la ruta de la marcha, pero al final en el monumento a la Victoria. En su canal de Telegram, el movimiento Juventud Libre anunció que los manifestantes se reunirían en el monumento a la Victoria antes de marchar al cuartel del Primer Regimiento de Infantería, donde vive el primer ministro Prayut.

Sin embargo, la manifestantes encontraron cerradas las vías al cuartel del Primer Regimiento de Infantería, pues la Policía declaró que nadie entraba en la zona. La Policía también ordenó a los manifestantes que regresaran al monumento a la Victoria. Como los manifestantes se negaron, vino el enfrentamiento.

Durante el conflicto, se ordenó a los policías que usaran balas de hule si los manifestantes se acercaban a las líneas policiales. El enfrentamiento duró al menos dos horas, en que la Policía disparó balas de hule y gas lacrimógeno a los manifestantes. Cerca de las 5:20 p.m., la Policía empezó a usar cañones de agua.

A los manifestantes les lanzaron gas lacrimógeno en la intersección Din Daeng. Foto de Prachatai.

Entre gases lacrimógenos, balas y cañones de agua, los manifestantes se vieron obligados a retirarse al monumento a la Victoria y los organizadores anunciaron el fin de la protesta a las 17:35 horas.

Sin embargo, los enfrentamientos continuaron en el monumento a la Victoria durante toda la noche, ya que la policía antidisturbios siguió disparando gases lacrimógenos a los manifestantes que quedaban. También se informó que se habían disparado gases lacrimógenos desde el pasadizo sobre el monumento, mientras que se registraron disparos de cañones de agua cuando la policía antidisturbios se dirigió hacia el monumento. Los enfrentamientos continuaron hasta alrededor de las 21:00 horas.

Varios comisionados nacionales de derechos humanos se pronunciaron sobre la protesta. En cuanto a las posibles violaciones al derecho a la libertad de expresión, el comisionado Wasan Paileeklee dijo que, aunque haya un marco legal que respalde la actuación de la Policía, sus acciones deben ser proporcionales.

Filaas de contenedores bloquearon la calle en la intersección Nang Leong. Foto de Prachatai

Policías acosaron a activistas antes de la protesta

Los policías registraron la cas de varios activistas antes de la protesta. El grupo Abogados Tailandeses por los Derechos Humanos (TLHR) informó que el sábado 7 de agosto, tres policías vestidos de civil y uno uniformado registraron el apartamento del activista Chukiat “Justin” Sangwong a las 7:30 a.m. Chukiat dijo que los policías también pidieron ver su computador, pero él se negó. Le dijeron que enfrentaría un proceso si difundía imágenes de la orden de registro. TLHR dijo que tres policías vestidos de civil y uno uniformado también registraron la casa de un estudiante de la Universidad Thammasat en Pathum Thani.

El activista Piyarat Chongthep dijo que al menos policías siguieron a dos miembros del grupo de guardias de protesta We Volunteer, y que intentaron registrar su casa antes de la protesta. Los policías también fueron a la sede de We Volunteer, y Piyarat dijo luego a TLHR que cerca de diez policías estaban fuera del edificio, y que amenazaban con arrestarlos si salía para unirse a la protesta.

Piyarat también dijo que habían arrestado a dos miembros del grupo de guardias de protesta We Volunteer en la casa de un amigo la noche del viernes 6 de agosto. También registraron la casa y luego liberaron a los dos detenidos, porque no se les encontró nada ilegal.

TLHR informó que más de 15 policías también registraron la casa de un miembro de We Volunteer el sábado 6 de agosto, dijeron que habían recibido una denuncia de actividades ilegales. Arrestaron al menos a otras tres personas, las llevaron a la estación policial, y confiscaron su auto y teléfonos móviles. No se presentó ninguna orden de búsqueda.

Bloquean ruta de protesta con camiones petroleros

Camionees petroleros bloquean la ruta al Gran Palacio. Foto de Prachatai.

El sábado por la mañana se colocaron contenedores de transporte y petroleros a lo largo de Sanam Luang para bloquear la ruta original de la marcha hacia el Gran Palacio. De los contenedores se colgó una pancarta que decía «Los soldados del rey y la Policía del (buen) pueblo han unido sus fuerzas, dispuestos a proteger Wat Phra Kaew y el Gran Palacio». También se cerraron las carreteras cercanas.

Después, TLHR publicó una carta del asistente del comisionado de Policía, teniente general Kraiboon Suadsong, a Ferrocarriles Estatales de Tailandia en la que solicitaba el uso de trenes fuera de servicio y camiones petroleros para evitar actividades que podrían propagar el COVID-19.

El Sindicato Estatal de Trabajadores Ferroviarios de Tailandia (SRUT) emitió una declaración en la que pedía que no se usara el material rodante fuera de servicio como barrera, y que se iniciara una investigación sobre cómo se habían tomado los vagones. También expresaron su desacuerdo con que se usaran los vagones, ya que el derecho de reunión pacífica está consagrado en la Constitución de Tailandia y en el derecho internacional de los derechos humanos.

El SRUT dijo que hay riesgo de que se hubiera puesto objetos peligrosos en los autos y camiones petroleros, que podrían causar daño.

Al menos 18 arrestados

Arresto de manifestante en el monumento a la Democracia. Foto de iLaw.

TLHR informó que al menos 18 personas fueron arrestadas antes y durante la protesta del sábado 7 de agosto. TLHR también dijo que a dos manifestantes arrestados en el monumento a la Democracia les ataron las manos con cables, y uno tenía señales de maltratados durante la detención. Luego, TLHR informó que los policías también detuvieron al conductor de una camioneta con cuatro parlantes después de la protesta, y que lo tiraron al suelo antes de arrestarlo.

Ocho miembros de We Volunteer arrestados antes de la protesta fueron acusados de integrar una sociedad secreta, según las secciones 209 y 210 del Código Penal. A los demás se les acusó de infringir el decreto de emergencia.