ASIA/INDIA – Ciento cuarenta y cinco casos de violencia contra cristianos en el primer semestre del año: preocupan las “leyes anti-conversión”

 97 total views,  1 views today

Nueva Delhi – En el primer semestre de 2021 se han documentado 145 casos de violencia contra los cristianos en la India: según informa en una nota enviada a la Agencia Fides la Comisión para la Libertad Religiosa dentro de la “Evangelical Fellowship of Indian” , entre los 145 episodios también hay tres asesinatos. Los casos se exponen y documentan en el informe titulado “Hate and targeted violence against Christians in India – semestrale report 2021”, publicado el 23 de julio por la Comisión de Libertad Religiosa de EFI. “Es chocante que los incidentes se hayan producido justo cuando el país se ha visto de nuevo afectado por la segunda oleada de la pandemia, que ha afectado sobre todo a las ciudades metropolitanas, incluida la capital nacional, Nueva Delhi”, afirma en la nota el reverendo Vijayesh Lal, secretario general de la Fellowship of India’s Religious .
La violencia detallada en el Informe enviado a la Agencia Fides, se refiere, entre otros, a 3 asesinatos, 22 ataques a Iglesias, 20 casos, en zonas rurales, de ostracismo o boicot social hacia familias que se han negado a renunciar a su fe cristiana. Le siguen las amenazas de las falsas acusaciones de conversiones, así como las historias de exclusión social y discriminación por motivos religiosos.
Según el informe, en términos de distribución geográfica, Madhya Pradesh encabeza la lista con 30 casos. El estado, que cuenta con vastas zonas de bosque donde viven los adivasis, o tribales, ha sido uno de los primeros en promulgar “leyes anti-conversión”. El estado vecino de Uttar Pradesh ha llegado a registrar 22 casos, mientras que los estados de Karnataka y Chhattisgarh, también polarizados por una década de campañas políticas de división religiosa, registran 14 y 13 casos cada uno.
El incidente más extraño tuvo lugar el 19 de marzo de 2021 en Jhansi, Uttar Pradesh, cuando cuatro religiosas católicas de la Sociedad del Sagrado Corazón fueron detenidas cuando se dirigían de Delhi al estado de Odisha. El incidente ocurrió cuando el tren en el que viajaban se detuvo en la estación de tren de Jhansi. Un grupo de extremistas religiosos, que regresaba de una peregrinación, las acusó de llevar a cabo conversiones religiosas no autorizadas. La policía llegó al lugar y detuvo a las mujeres sin prestar atención a su versión de los hechos. Unos 150 miembros de organizaciones radicales nacionalistas hindúes acompañaron a las mujeres en una procesión hasta la comisaría. Las monjas aterrorizadas fueron liberadas a las 11.30 p.m. después de que la intervención de líderes y organizaciones de la sociedad civil convenciera a la policía de que las monjas eran inocentes y tenían documentos creíbles para probar su historia, señala el reverendo Lal en la nota. “La violencia contra los cristianos en la India se deriva de un clima de odio selectivo. La traducción del odio en violencia está provocada por la sensación de impunidad generada en el aparato administrativo indio”, continúa el reverendo.
La COVID-19, que ha tenido un grave impacto en la recopilación de datos, en las investigaciones básicas e incluso en la solidaridad con las víctimas en las aldeas remotas, parece haber proporcionado a la policía una estratagema para no registrar los casos: la policía se ha mostrado generalmente reacia a registrar los casos de violencia contra los cristianos. El acceso a los tribunales para obtener justicia también ha sido limitado. La violencia también se ha visto facilitada por la ausencia de la sociedad civil en las calles, ya que los activistas no han podido salir a las calles debido a las restricciones y bloqueos provocados por Covid.
El acontecimiento más alarmante ha sido la expansión de las infames “Leyes de Libertad de Religión”, conocidas popularmente como “leyes anticonversión”. Antes aprobadas y aplicadas en siete estados indios, ahora se han extendido a varios estados gobernados por el Partido Bharatiya Janata. Estas leyes se dirigen a las minorías cristianas y musulmanas, en este último caso con el pretexto de frenar la “Love Jihad”.
Se trata de un término acuñado hace unos años para demonizar los matrimonios entre hombres musulmanes y mujeres no musulmanas, en particular las pertenecientes a las castas superiores hindúes. Las leyes castigan aparentemente las “conversiones religiosas forzadas o fraudulentas”, pero en la práctica sirven para criminalizar todas las conversiones, especialmente en las zonas no urbanas.
Uttar Pradesh se ha convertido en el octavo estado indio en aprobar una ley anti-conversión. Leyes similares están en vigor en los estados de Odisha, Madhya Pradesh, Chhattisgarh, Gujarat, Himachal Pradesh, Jharkhand y Uttarakhand. Los estados de Arunachal Pradesh y Rajastán han aprobado leyes anti-conversión que no están en vigor por diversos motivos, mientras que Tamil Nadu ha aprobado y posteriormente derogado una ley anti-conversión.
Los activistas cristianos temen que la tendencia a ampliar las leyes anti-conversión sea un paso hacia la ley y “para controlar lo que se denomina proselitismo de los misioneros, para cristianizar a los dalits, a los tribales y a otras personas de las zonas rurales, de las pequeñas ciudades y de las barriadas urbanas”.
En respuesta a varias peticiones, el Tribunal Supremo de la India ha aceptado examinar la validez constitucional de las leyes promulgadas por Uttar Pradesh y Uttarakhand, pero ha dicho que las leyes deben ser impugnadas primero por el Tribunal Superior de los respectivos estados.
Campañas de grupos nacionalistas vinculados a la ideología del Hindutva presionan para presentar en el Parlamento una ley contra la conversión religiosa, que se apruebe a nivel federal.
El EFI hace un llamamiento al gobierno de la India y a los respectivos gobiernos estatales para que garanticen el estado de derecho y la seguridad de las minorías religiosas en la India.